Jun 302012
 



Año: 2011
País: Francia
Dirección: Michel Hazanavicius
Reparto: Jean Dujardin, Bérénice Bejo, James Cromwell,
Productora: Wildbunch / La Petite Reine
Ficha doblaje: Película muda

Michel Hazanavicius se atreve con este experimento perteneciente al pasado en una época en la que los efectos especiales y el uso de ordenadores es cotidiano.

The Artist es la historia de George Valentin, uno de los más grandes actores del cine mudo, que en su momento más álgido de su carrera conoce a Peppy Miller, una actriz novata que intenta conseguir un hueco en la industria. Esto, ademas, coincide con el nacimiento del cine sonoro, del que Valentin se burla y le augura un futuro mediocre.

The Artist trata un tema que ya se vio en otras grandes producciones como Cantando bajo la lluvia o El crepúsculo de los dioses (y de las que bebe tanto como homenajea sin esconderse de ello): el cambio del cine mudo al cine sonoro y la guerra que esto ocasionó. Una guerra que hoy nos queda muy lejana, pero que en su momento fue muy importante y tuvo consecuencias graves para muchos actores y productores.

Pese a imitar a una producción muda, el homenaje no podía ser calco. En pleno siglo XXI es imposible realizar una producción con una profundidad tan baja como las de la época. En ese sentido, The artist cumple con los estándares modernos en cuanto a guión, historia, drama y humor mientras se mantiene fiel al género que homenajea.

Tanto Jean Dujardin como Bérénice Bejo brillan con luz propia, consiguen tener un magnetismo indescriptible como personajes y además tienen una química excelente entre ellos desde el primer momento. Cada uno de ellos representa un movimiento diferente dentro del mundo cinematográfico, uno más conservador y la otra más avanzada, pero ambos comparten esa necesidad del otro. Por supuesto no nos olvidamos del tercer protagonista, el perro, quien también se gana el aplauso del respetable.

A falta de guion, los actores han de respaldarse en el lenguaje corporal. Y cabe mencionar el gran trabajo que hacen en este punto, al ser capaces de mostrar sus sentimientos y pensamientos sin pronunciar ni una sola palabra. La historia avanza hacia su inevitable desenlace y los personajes evolucionan y muestran sus avances perfectamente. Algo que hoy día parece haberse perdido en favor de los guiones y los efectos especiales.

Como en los clásicos mudos, la música acompaña la acción, incluyendo los silencios muy bien marcados. En todo momento sentimos estar en una película rodada en los años veinte, y muchas de las piezas usadas tienen reminiscencias a clásicos del cine en blanco y negro que los más cinéfilos reconocerán.

También hay que reconocer el mérito que tiene atreverse a rodar una película como esta en pleno apogeo de los efectos generador por ordenador, el 3D y las grandes producciones multimillonarias. The Artist es en comparación muchisimo más modesta, pero no por ello menos impactante. Nos hace recordar los tiempos más inocentes del mundo cinematográfico, igual o tan especulativos como lo son hoy día, pero en los que había más ganas de crear grandes historias que de hacer películas por el mero hecho de ganar dinero.

Una oda al cine clásico, un homenaje al pasado y una preciosa historia de y sobre el séptimo arte.

LO MEJOR:

  • El riesgo de rodar en blanco y negro en pleno 2011.
  • La banda sonora.
  • El homenaje al cine.

LO PEOR:

  • Pese a su fama, no gustará a todos los públicos.

  One Response to “The artist (2011)”

  1. […] de siglo. Curiosamente, y a la vez, Francia hacía su propio homenaje al cine clásico con The artist, aunque se trata de una mera coincidencia y no tiene nada que ver un argumento con el otro. De […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.