Mar 192008
 




Año: 1992
País: Estados Unidos
Dirección: Harold Ramis
Reparto: Bill Murray, Andie MacDowell, Chris Elliott
Productora: Columbia Pictures
Ficha de doblaje: Ficha de Atrapado en el tiempo

Sin duda Harold Ramis es uno de los directores cómicos de culto de los años ochenta y noventa y larga es su lista de películas que han quedado en la memoria de la gente. Esta es una de las más recordadas.

¿Qué ocurriría si un mismo día se repitiera indefinidamente para una sola persona? Eso es lo que le sucede a Phil Connors, un egocéntrico hombre del tiempo, en el día de la marmota (2 de febrero). Connors se verá atrapado en un continuo temporal, y cada mañana será la mañana del mismo día, y los sucesos se repetirán de la misma forma. Aunque de ello dependen las decisiones que tome en cada nueva oportunidad.

Todo empieza cuando se traslada con su equipo, el cámara Larry y la productora Rita, a Punxsutawney a cubrir el día de la marmota, uno de los acontecimientos culturales más importantes de los Estados Unidos. Aunque todo el mundo está espectante del evento, Phil solo tiene ganas de terminar la jornada y volver a casa, pero una tormenta de nieve

El continuo temporal provoca que el periodista caiga en la desesperación y la locura, llegando desde robar hasta incluso a suicidarse en numerosas repeticiones del día. Sin embargo, también realiza otras acciones, algunas buenas, como ayudar a gente que lo necesita, seducir mujeres o realizarse personalmente. Uno podría llegar a pensar, en los momentos del robo y de los suicidios, que está loco. ¿Pero realmente lo está, y realmente no lo está cuando actúa con normalidad y realiza acciones nobles? Me permito el lujo de dudarlo. Aunque realmente seria imposible empatizarme con su situación; uno se pregunta qué haría en su pellejo. Mi teoría es que yo haría lo mismo que él: concluir que mis acciones no traerán consecuencias, y aprovechar éste tiempo eterno que se me ha otorgado para experimentar nuevas cosas que en la realidad jamás me atrevería a hacer en la realidad, o por las que nunca tengo tiempo.

A pesar del obvio tratamiento cómico, la película cuenta con su parte amarga y su parte emocional. Ya he comentado acerca de los intentos de suicidio de un hombre atrapado en un ciclo sin fin, cuya existencia decide poner fin al no saber ya qué limites alcanzar. Así mismo, encontramos su parte tierna a la hora de salir de su egocentrismo y poco a poco ir pensando en los demás, especialmente en los necesitados o los que están en apuros. Quizás sea visto como moraliña barata en plan “deberíamos dejar de mirarnos el ombligo y ver a los demás”. Oh, quizás sea cierto, pero el tratamiento de la moraliña es tan indescriptible que me importa un rábano lo barata que pueda ser.

Divertidísima comedia con un punto de reflexión sobre la vida y nuestra propiocepción que no se puede dejar pasar.

LO MEJOR:

  • La historia.
  • El carisma de Bill Murray.
  • La química entre Murray y MacDowell.

LO PEOR:

  • Por ponerle alguna pega, uno se queda con ganas de ver más y diferentes días.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.