Dic 222018
 

Año: 2018
País: Estados Unidos
Dirección: Rob Marshall
Reparto: Emily Blunt, Lin-Manuel Miranda, Ben Whishaw
Productora: Walt Disney Studios
Ficha doblaje: Ficha de El regreso de Mary Poppins

Mary Poppins vuelve a nuestras vidas y a las de la familia Banks, muchos años después de su primera visita a su casa. Esta vez los pequeños Michael y Jane son ya adultos. Michael es un artista que trabaja para el banco a media jornada, mientras que Jane es una sindicalista, seguiendo los pasos de su madre.

Michael ahora es padre de tres hijos de los que tiene que cuidar solo desde la muerte de su esposa hace un año. Este suceso trastocó completamente la vida de la familia, especialmente de Michael. Las deudas le superan y el banco le manda una orden de desalojo.

En un intento de recuperar a uno de sus personajes más populares, El regreso de Mary Poppins se sube al carro de la nostalgia en todo su esplendor. La estructura de la película es casi calcada a la película original y no arriesga demasiado.

Su punto a favor es que no esconde tanto el mundo de los adultos sino que lo muestra tal cual es, con los problemas reales en primer plano y directos al grano, sin darles una menor importancia y tratando al público infantil con algo menos de condescendencia.

La música tiene la tonadilla original, actualizada pero sigue sonando igual de inocente. Las canciones quizás no sean tan míticas ni lleguen a serlo, pero consiguen engancharte mientras las escuchas y el espectador sale del cine tarareándolas al menos durante un buen rato.

Los personajes son tan entrañables como lo fueron en la primera, algo menos caricaturescos pero aún con esa dualidad de malo muy malo y bueno muy bueno, pero añadiéndole algunos tonos de gris. Además, era difícil superar a la Mary Poppins original (Julie Andrews), pero Emily Blunt, aunque no llega al nivel de la original, hace un papel respetable.

La cinta copia la paleta de colores de la original y la actualiza. Si en la primera los tonos oscuros y grises quedaban para la realidad adulta y los colores llamativos para las escenas animadas, aquí se hace un poco de mezcla mostrando que dentro de lo malo hay cosas buenas y viceversa.

En criterios cinematográficos, una secuela 50 años después es, efectivamente, innecesaria. En términos de entretenimiento y de lo que se nos presenta en la pantalla, es una secuela necesaria para reconectar con todo lo que la primera película nos hizo sentir de pequeños.

Una película que puede disfrutar toda la familia. Entretenida y con un toque infantil que a menudo le falta a este mundo cada vez más gris.

LO MEJOR:

  • Los personajes.
  • Las canciones. Muy pegadizas
  • La película nos recuerda nuestra infancia más feliz.

LO PEOR:

  • Las canciones no pasarán a la historia.
  • Predecible.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.